Marketing con frases ingeniosas

En otro artículo del blog publiqué algunas frases mías que simplemente me parecieron graciosas o sabias y dignas de compartir con los lectores. No sé si se leyeron mucho, están en Frases Célebres

Una buena frase puede ser la clave para la difusión de una idea, para el éxito de una publicidad o una campaña de marketing . O aún para el éxito de un político. En Argentina, Menem usó la frase de campaña «Síganme, no los  voy a defraudar», y tuvo éxito. Yrigoyen usó la frase “Somos la causa contra el regimen”, y también pasó a la historia. No es sorprendente que las buenas agencias de publicidad ganen millones por una buena frase, y sobre todo por una campaña con buenos resultados.

Recuerdo ahora un inolvidable personaje (el Chapulín Colorado) que confundía los refranes, y decía por ejemplo:
– Más vale pájaro en mano que cuchillo de palo
– En casa de herrero, cien volando

También Groucho Marx se hizo famoso con sus frases humorísticas, espontáneas y originales. Por ejemplo:

«- Dile por favor adiós a tu señora

– Somos varios los que quisiéramos hacerlo»

Hoy leyendo un blog informal veo refranes reformulados, y cada uno con un link a un sitio llamado http://www.frasesycitas.com. Lo único que hacen es recopilar frases y citas, clasificarlas, y permitir que los usuarios voten, Un concepto simple pero que les funcionó para hacer popular el sitio, el cual vale U$D 28.500 según mi valuador preferido, http://websiteoutlook.com.

Por otra parte, la frase ingeniosa transfiere al autor una reputación de ingenioso, y quienes luego lo busquen en la web estarán buscando a alguien ingenioso.

No existen vendedores de frases aisladas, aunque por supuesto los mercados de Internet tienen de todo. Habría que buscarlo bajo el rubro de Escritura Creativa, en Fiverr, Upwork o Freelancer. Tendría más valor si la buena frase fuera el encabezado de una fuerte campaña de marketing.

De modo similar, es crítico elegir un buen nombre artístico o un pseudónimo. En Hollywood son expertos en eso, y no es casualidad que los actores más exitosos usen un llamativo pseudónimo. En «Two and a half men» Charlie adopta el nombre «Charlie Waffles» para vender música infantil, con el correcto motivo de que los niños adoran los waffles…

Los creativos publicitarios, y por ende los Viral Marketers, pueden sacar partido de una frase célebre. Deben acompañarla de un mensaje publicitario congruente con la frase. Un ejemplo son artículos publicados por nosotros en agregadores de noticias como Digg.com y Menéame.net, que dependen del voto popular para adquirir notoriedad.

Otra ventaja de la frase ingeniosa como seudónimo o nick, en cualquier medio colectivo de la Web, es por la necesaria protección a la privacidad del autor.

Quizá yo deba adoptar un pseudónimo para vender marketing digital. Podría firmar como Peter V. Marketer, y ocuparme de posicionarme en Google bajo ese nombre.